Productos baratos para piscinas y jardin

En primer lugar, lo que se te puede venir a la mente con la llegada del frío es la piscina en invierno y su cuidado. Que no se contamine o que no tenga el problema de las hojas secas en el agua o cualquier otra suciedad del ambiente como tierra, siempre es algo que preocupa; para todas las personas que cuentan con piscina en casa, aquí te enseñamos qué hacer para mantener la piscina limpia en esta temporada del año.

Cuidados de la piscina en invierno

El proceso por el que pasa la piscina en invierno puede suponer un importante ahorro de dinero. Usar ciertos elementos químicos con el agua de la piscina puede mantener sus propiedades durante todo el invierno. De este modo se logra que el agua conserve su calidad y sus propiedades para no verse en la necesidad de volver a llenarla con la llegada del verano.

El mantener la piscina es importante porque si dejas la piscina en invierno vacía, lo único que lograrás es que la presión que ejerce la tierra en sus paredes acabe por socavar y dañarla a la postre. Tomando esto en cuenta, está claro que lo ideal es dejarla llena durante todo el invierno, pero teniendo presentes ciertas medida de cuidado y seguridad.

Apenas terminado el verano es el momento preciso para comenzar con la invernación de la piscina. Eso sí, los expertos coinciden en que no es recomendable abandonar el cuidado de la piscina mientras el agua mantenga una temperatura aproximada de 15ºC o superior.

Limpia la piscina antes del inverno

Aunque es un poco laborioso al principio, vale mucho la pena que al inicio del invierno hagas un buen mantenimiento de la piscina; esto te permitirá ahorrar agua y dinero al inicio del verano, porque vas a poder reciclar el agua de tu piscina sin poner en riesgo su calidad y propiedades.

Lo primero que debes hacer es limpiar muy bien el fondo de la piscina, así como también el filtro y vaciar los desechos sólidos; estos suelen quedarse atrapados en la cesta de la bomba de agua. También debes dedicar tiempo a limpiar todos los elementos externos de la piscina. Si es posible, es una buena idea retirarlos y guardarlos en un lugar seco y seguro.

Revisa el ph del agua

Una vez que hayas terminado la limpieza de la piscina y sus accesorios, es momento de medir el ph del agua. Recuerda que, si no tienes el ph calibrado en tu piscina en invierno, no servirá de nada que añadas gran cantidad de cloro. Sin un ph calibrado, el cloro no tendrá ningún efecto.

El siguiente paso es hacer un choque de cloro y dejarlo actuar durante unas seis horas seguidas; de esta forma, matamos cualquier microorganismo o agente que pueda habitar en el agua y contaminarla.

Aplicar un producto invernador

Es importante que coloques un producto invernador de buena calidad que pueda proteger el agua de tu piscina durante todo el invierno. Este tipo de productos se aplica dos veces en la temporada, es decir, colocar al principio del invierno y al final de éste.

Cada vez que lo apliques deja actuar por un mínimo de 8 horas con el filtro encendido, con la intención de que el agua pueda distribuirse por completo en todo el espacio de la piscina.

Evita los desbordamientos

Durante la temporada de invierno, las lluvias pueden hacer que las piscinas desborden su nivel y causar problemas en casa. Es por esto que si vives en una zona donde las lluvias son frecuentes en temporada de invierno, lo mejor es que mantengas bajo control el nivel del agua en la piscina.

Observa todos los días el nivel del agua. Procura que no se encuentre por debajo de los skimmers; pero también ten en cuenta que no esté demasiado por encima porque en cualquier momento podría derramarse.

Ideas para la piscina en invierno

Una de las medidas de seguridad aplicadas habitualmente para mantener la piscina en invierno es el uso de lonas que cubran toda la superficie. Este consejo se aplica generalmente en el caso de las piscinas que se ubican en lugares donde llueve en grandes cantidades y existe peligro de desbordamiento en las albercas.

Lo más importante al escoger la lona ideal para tu piscina es el material con el que esté fabricado. Procura asesorarte con tu proveedor de servicios sobre el mejor material para la lona de tu piscina, es importante que sea muy resistente.

Sobre las dimensiones de la lona, debes percatarte de que no quede demasiado justa en la superficie de la piscina. De lo contrario podría desprenderse o dejar pasar el agua hacia el interior de la piscina. También debes tomar en consideración la manera en que vas a colocar el protector de la piscina. Si no te aseguras de sujetarlo con firmeza puede desprenderse y dejar correr el agua hacia el interior de la piscina en invierno.