Productos baratos para piscinas y jardin

Tener una piscina en casa es todo un lujo. Cuando llega el buen tiempo, salir al jardín y poder darse un chapuzón refrescante es una auténtica delicia. Sin embargo, ¿qué ocurre durante el invierno? En esta época del año, necesitas contar con algún tipo de protección para la piscina. De esta manera, le estarás dando el mejor mantenimiento tanto a la propia estructura como al agua.

¿Por qué proteger la piscina en invierno?

Si no se va a utilizar en invierno, siempre se debe proteger la piscina. No solo para el correcto mantenimiento de la misma, sino también para evitar posibles accidentes que se pueden producir en casa. Una protección para la piscina se vuelve aún más importante si se tienen niños o mascotas en casa.

Los diferentes tipos de protectores para piscina van a permitir que se mantenga la calidad del agua durante el invierno. No en vano, la estarán protegiendo de la suciedad exterior e impedirán que los rayos solares la descompongan. Además, estos protectores para piscinas la van a preservar de las heladas invernales, las cuales suelen provocar agrietamientos en las paredes y el suelo.

Los protectores para la piscina permiten que se pueda reutilizar el agua de año en año. Esto va a suponer un importante ahorro económico y de agua. Al no tener que cambiar el agua y al mantenerla a salvo de agentes externos, tampoco habrá que gastar mucho dinero en su mantenimiento. Ya no será necesario el uso de productos químicos ni el vaciado y llenado constante.

La protección para la piscina más habitual

Una vez que tenemos clara la necesidad de proteger la piscina durante el invierno, hay que conocer cuáles son los elementos de protección para la piscina que podemos encontrar en el mercado. La variedad es bastante grande, aunque hay productos que resultan más prácticos y habituales que otros.

La cubierta de piscina

La cubierta es un tipo de techo para piscina, ideal para la temporada de invierno y que puede estar fabricado en diferentes tipos y calidades. Por lo general, nos podemos encontrar con lonas de invierno, cubiertas de seguridad y cubiertas de PVC. Estas cubiertas revisten la parte superior de la piscina para sellar la entrada de desechos, depósitos u otros elementos que ensucien el agua.

Las cubiertas de la piscina pueden ser de diferentes tipos. Los más habituales suelen ser los siguientes:

  • Cubiertas planas: de diseño elegante, pueden llegar a ser incluso transitables y telescópicas.
  • Bajas y semialtas: de fácil apertura, poseen un impacto visual mínimo en el entorno de la piscina.
  • Cubiertas altas: de estructura completa y diseño funcional y elegante. Protegen a la piscina durante todo el año.

La cubierta solar

Una cubierta solar a modo de protección para la piscina es una lámina de plástico, que puede ser de diferentes espesores y tamaños. Se coloca en la parte superior de la piscina. Esta cubierta minimiza la pérdida de calor por evaporación actuando como una barrera entre el agua de la piscina y el aire. De esta forma, además se distribuye mejor el agua caliente por toda la piscina.

Cobertores y lonas para piscinas

Una lona para piscinas es una cubierta opaca de PVC que viene con ojales para poderla fijar mediante anclajes a la parte superior de la piscina. Estos cobertores deben estar bien anclados y tensados.

Son una forma muy habitual de proteger la piscina para evitar que caiga suciedad en el agua, detiene la evaporación y retiene el calor. Además, es ideal para evitar cualquier posible caída al interior de la piscina y elimina la aparición de algas al no permitir el paso de la luz solar. Los hay opacos (impiden que la luz solar llegue al agua) y filtrantes (permiten el paso de la luz para ver cómo está el agua).

El uso de un invernador

Un invernador es un producto con el que podrás mantener el cuidado del agua de la piscina durante el invierno. Lo único que tendrás que hacer es rebajar el invernador con agua y verterlo a continuación en el agua de la piscina (unos 3-5 litros por cada 50 metros cúbicos). Durante todo el proceso, la depuradora de la piscina ha de estar funcionando.

Proteger la piscina fuera de temporada

Todos estos elementos de protección para la piscina te brindarán el mejor mantenimiento durante la temporada de invierno. Así mismo, son sistemas de protección que ayudan a mantener la piscina y permiten que no haya que estar cada año cambiando el agua. Además, también son fundamentales para prevenir cualquier posible accidente. Por tanto, son elementos imprescindibles para cualquier persona que tenga una piscina en casa.